Naming, encontrar el nombre perfecto para tu marca.

Naming, encontrar el nombre perfecto para tu marca.

¿Tienes la idea de negocio perfecta pero no sabes cómo llamarla? El proceso para llegar al nombre correcto para tu marca se llama naming, y es de los elementos más importantes en la estrategia de branding de una marca, pero también de los más difíciles si no llevas a cabo una serie de pasos que te voy a compartir más adelante. 

Necesitamos de un nombre para comenzar un negocio, para crear un producto, para hacer una campaña o simplemente para comunicar una idea. Absolutamente todo, literal, todo tiene un nombre. Es más ¿Es posible que algo exista sin tener un nombre? 

Todos los elementos de una marca se pueden actualizar en el tiempo, menos el nombre. Hay marcas que con forme el paso de lo años y debido a necesidades de comunicación o branding deciden actualizar sus logotipos, cambiar o ampliar sus paletas de color, modificar la estructura de la arquitectura de su marca al incrementar productos o servicios, pero muy, muy rara vez se cambia de nombre. Realmente debe de pasar algo catastrófico para tomar la decisión de cambiar el nombre de una marca, por lo cual debemos de pensarlo muy bien desde el principio. 

A veces creemos que poner un nombre no necesita de ningún método pero esto es algo completamente falso. Muchas veces creemos tener el nombre ideal, pero resulta que te metes a Google, lo escribes y ya hubo alguien más que lo pensó primero y es uno de los sentimientos más frustrantes que podemos llegar a sentir, por lo que siempre hay que tener como mínimo 5 opciones de nombres para nuestros proyectos. 

¿Cómo llegar a esos 5 nombre? Aquí vienen las claves. 

  1. Desarrolla el ADN de tu marca, define cuáles son los valores de tu marca, cuáles son los atributos que van a generar una oferta de valor, qué personalidad es la que te va a definir y cuáles van a ser tus ejes de posicionamiento. 
  1. En base al ADN define 3 conceptos que quieres que representen a tu marca. Vas a realizar una lista de 30 palabras por cada uno. Estas palabras no las pienses como si ya fueran a ser tus opciones de nombre, simplemente escribe todo lo que se te ocurra que tenga que ver con cada concepto.
  1. Determina el modelo de nombres que quieres utilizar:

Descriptivo: cuando describes tu negocio literal (Post-it)

Abstracto: cuando es un nombre inexistente (Kodak)

Sugerente: cuando habla del beneficio (AliExpress)

Evocativo: cuando de algo conocido creamos algo nuevo (Volaris)

Asociativo: cuando nos describe de forma conceptual (Jaguar)

Neologismo: cuando parte uno nuevo de varios existentes (Microsoft)

4. Juega con tu lista de palabras y crea nombres, elige al menos 10 para revisar disponibilidad de dominio, usuario en redes sociales y quédate después con 5. 

5. Contrata una agencia que te realice el registro de marca y verifica cuál tiene mayor posibilidad de registro.

Recuerda que el nombre que elijas debe de ser fácil de pronunciar y de recordar, debe de contar una historia, debe de ser adaptable al crecimiento de la empresa y no debe asociarse a algo negativo.

Brand it on
COMPARTE ESTE ARTÍCULO
ANTERIOR

Branding, ¿Qué es una marca y por qué es algo más que un logotipo?

SIGUIENTE

¿Cómo gestionar tu marca en tiempos de Covid?